martes, 20 de junio de 2017

El bar de Ernesto: Perros alfa





En la radio acababan de anunciar que el paro aumentaba a una velocidad exponencial. Intentaba recordar la forma de esa maldita curva cuando Paco entró por la puerta del bar con la cara descompuesta.

—Hola, Ernesto, ponme un tercio bien frío que el calor me ha dejado el cuerpo seco y se ha llevado hasta las burbujas —dijo tomando posición en su esquina habitual de la barra.

—¡A estas horas de la tarde ya debería de haber refrescado! —contesté mientras abría el botellín.

—¡Qué va! Parece un castigo divino como el que acabas de ponerme tú ¿No tienes nada mejor que pepinillos avinagrados o almendras deshidratadas?

—Lo siento, Paco, es que no soportaría que el local oliese a fritanga.

—¡Esa escusa no me vale, Ernesto! busca a alguien que te traiga algo ya preparado o cierra unas horas y búscalo tú así te dará un poco el aire o encontrarás a alguna chavalina que, con un poco de suerte, te haga tilin.

—¿Estás insinuando qué soy de los que pierden aceite?

—¡Me da igual si pierdes aceite o vinagre de Modena! No es asunto mió ¡pero búsca a alguien con quien compartir la vida, ¡por Dios, pareces una monja de clausura! —Paco bebió y tras refrescarse pareció tranquilizarse un poco— además, ahí, protegido tras la barra de mármol, da la sensación de que estés en otro mundo. Es como si nos vieras a todos desde el patio de un teatro, como si fuésemos actores de una comedia puesta en escena para ti. Decididamente, amigo...necesitas a alguien a ese lado de la barrera.

—¡De momento me basto yo solito! Y tú qué tanto hablas… ¿A qué estás esperando para tener el segundo?

—Luna quiere adoptar a un perro de la protectora, dice que ellos también necesitan un hogar.

—¡A eso se le llama salirse por la tangente, amigo! Yo hablaba de hijos.

Nuestra conversación despertó a un cliente que llevaba tiempo aletargado. Se escondía debajo de un viejo sombrero de tela que le daba un aire de explorador jubilado, las faldas del sombrero caían por los lados como hojas de una lechuga remojada.

—Hoy, en el descampado, he conocido a otro alfa —comentó al amigo que estaba sentado a su lado.

El hombre tardó en contestar. Su mirada se perdía entre las botellas de su horizonte visual y parecía que salir del estado catatónico en el que se encontraba sumido le fastidiaba bastante.

— ¿Quién era el alfa, el dueño o el perro? —preguntó tras un largo suspiro.

—El dueño —contestó el explorador sopesando el vaso como si no estuviese convencido de que su masa fuese la correcta—. El perro no era más que un chucho pulgoso como el mío. Pero, por lo visto, con pedigrí, aunque eso no le impidió oler el culo al Pecas, luego decidió montarlo.

— ¿Y el Pecas que hacía, a todo eso?

—Le dejó claro que era tan macho como él aunque un poco menos salido y sin tanta sangre real.

— ¿Y el dueño?

—Salió con lo de la pureza de la raza y como no le pareció excusa suficiente, sacó la gilipollez de los perros alfa.

— ¡Hay que joderse! —contestó el amigo mientras hacía extrañas contorsiones para acomodar su trasero en la banqueta que aun siendo generosa no dejaba de ser una banqueta —. ¡Llaman alfa a cualquier cosa!

El asunto parecía interesante y, como el silencio se prolongaba ya demasiado y la caja vacía amenazaba con instalarse de nuevo entre ellos, llené un cuenco de pepinillos y lo dejé rodar sobre la barra con una puntería perfecta. Frenó justo entre los botellines de los clientes.

—Mi perro también es alfa —dije con toda la ingenuidad de la que fui capaz.

—¡Nooo…! Ernesto, ¡tú no, por favor! —contestó el explorador levantando las manos para defenderse de palabras hirientes— ¡a ver si nos enteramos! ¡los perros alfa no existen!

—¡Pues el mío existe y me han asegurado que es alfa! —comentó una mujer que acababa de cerrar el portátil y nos miraba con aire desafiante.

De momento no creí que su intervención iba a animar la tertulia visto que me había pedido una tónica con una rodaja de pepino. Yo no tengo nada contra la tónica pero el pepino, mucho sabor no da.

—Verá, señorita —, contestó el contorsionista después de haber examinado a la joven de arriba a abajo—se ha demostrado de forma científica que el hombre no domesticó al perro para la caza. Hallazgos arqueológicos en enterramientos antiguos, han sacado a la luz que el perro convivía con el hombre desde antes de que este se dedicara a la agricultura y a la doma de animales.

—¡Me has dejao pasmao, Manuel! — apuntó en voz baja el explorador y se dirigió a mí—, parece que está leyendo un artículo del periódico.

La mujer se levantó y se acercó a nosotros con la copa entre las manos.
Avanzaba poniendo un pie delante del otro como si siguiera una línea imaginaria mientras mantenía la cabeza ligeramente ladeada. El movimiento de caderas resultante despertó del sopor a los demás parroquianos, quizás porque su caminar presagiaba un tremendo traspiés debido a la altura de los tacones que calzaba. Todos soltamos el aire que reteníamos en los pulmones cuando por fin alcanzó la barra y dejó la copa en lugar seguro.

—¡Póngame un poco más de pepino en la bebida, por favor!, no consigo sacarle esos matices de sabor de los que tanto hablan.

La cuestión era que la mujer no iba a notar matiz alguno aunque exprimiera en la bebida la cucurbitacea entera. Pero visto que el cliente siempre lleva razón, me las ingenié para cortar una lámina del vegetal en forma de espiral que, al menos, le diera un toque exótico.

—¡Esto es otra cosa! —exclamó ella abriendo esos maravillosos ojos negros y sonriendo a todos los presentes mientras mostraba el vaso en el aire.

—Cómo iba diciendo—continuó el improvisado paleontólogo —, el perro desciende del lobo y más exactamente del lobo gris. Por lo visto el ADN no miente. Son animales gregarios, que viven en manadas dominadas por machos y hembras alfa.

—¡No sabía qué también hubiese lobas dominantes!

—Sí, ¡Y más de las que usted cree! Pero volviendo al asunto de los lobos se ha aclarado que la palabra dominar significa liderar y no tiranizar, mucho menos imponer con la fuerza o con los malos modales.

—¡Este asunto se va poniendo cada vez más interesante! Nuestros políticos deberían de ver más documentales—comentó la mujer.

—¡Desde luego! Conocer y convivir con animales nos convierte en menos bestias de lo que somos. Llegaremos a ser una especie superior cuando sepamos organizarnos como lo hacen ellos.

—¡Tampoco es eso! ¡A saber que va a pensar la señorita de nosotros! —gritó Paco desde el otro lado de la barra.

—Veréis, pertenezco a un grupo de amigos de los perros, nos reunimos una vez al mes y el adiestrador nos da las pautas necesarias para convivir con ellos lo mejor posible. ¡Pero es un cabezota! No admite réplicas y a veces no estoy de acuerdo con él —contestó la joven y volviéndose luego hacia Manuel— decías sobre las lobas dominantes...

—Bueno, decía que los lobos alfa no van por ahí montando a sus semejantes para afianzar su liderazgo, son animales inteligentes y saben que liderar significa llevar por buen camino a la manada. Los hombres no lo tenemos tan claro y confundimos liderar con dominar y con montar. Como diría más de una... los hombres solo pensamos en una cosa.

—¡O sea que si un perro monta a otro, no es por liderazgo!—exclamó la mujer al tiempo que su larga melena cortaba el aire para volver a recaer exactamente en la posición inicial, pero hay que reconocer que, después de eso, algo había cambiado en el ambiente.

—Bueno, yo no sé lo que pasa por la cabeza de un perro ni lo que consigue ver desde allí abajo, pero lo que sí aseguró es que los lobos alfa no montan a sus semejantes para someterlos.

—Y luego está la segunda parte —intervino el explorador que se había mantenido callado hasta ese momento.

La mujer se giró a observarle, ocasión que aprovechó el experto en lobos para indicarme que le diera un vaso para beber de forma más civilizada.

—¿Segunda parte? ¡La que voy a liar este fin de semana!

—Veras, los lobos que decidieron acercarse al hombre en su momento, no lo hicieron por valentía y bravura sino para tener más posibilidades de sobrevivir. Es lógico pensar que no eran precisamente lobos alfa.

—Entiendo—dijo la mujer levantando las cejas— los perros descienden de lobos de segunda categoría, de lobos beta y, por tanto, los llamados perros alfa no son más que tuertos en un mundo de ciegos. ¡Cómo me gusta! Quiero ver la cara que pondrá el adiestrador cuando le cuente todo esto en la próxima reunión—decía mientras recogía su portátil y se encaminaba hacia la puerta —. Además, me habéis dado una alegría. Ahora tengo claro que mi perro no es un estúpido prepotente sino solamente un chucho más cachondo que los demás.

Se fue, dejando medio bar suspirando por su ausencia.

—¡Qué mujer! —comentó el explorador volviéndose a poner el sombrero.

—¡Y qué lo digas!, amigo —contesté y luego miré a Paco —, ¡qué no nos oiga Luna, por Dios! pero no me extraña que el perro de esa chica se tire todo lo que se le ponga por delante, lo anormal sería que no lo hiciera.

8 comentarios:

  1. Como siempre, una tertulia de los más divertida aunque nada superficial. Mira por dónde, he aprendido más cosas sobre el comportamiento canino y su origen, jeje
    Y es que los diálogos no tiene desperdicio.
    Un abrazo y saludos a Ernesto.

    ResponderEliminar
  2. Hola Josep

    Los perros dan mucho juego en el humor, aunque más da un embarazo o una buena caída!
    Gracias por comentar

    ResponderEliminar
  3. Estas conversaciones de bar son de lo más divertidas Paola. Y además aprendemos muchos sobre el comportamiento de los perros y de los... humanos.
    Espléndidos diálogos.
    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  4. Hola Ziortza
    No tiene más merito que el de invitar a cervezas a los expertos adecuados en los momento precisos. Lo de tener un bar es una mina!

    Saludos

    ResponderEliminar
  5. Solo añadir que acabo de leer El Grajo conoce a la Juani y me lo he pasado en grande. Un derroche de imaginación y humor. Hay muchas secuencias en las que logras que el lector (al menos yo) las visualice, con lo que la gracia es aun mayor. Bien podría hacerse una versión para el cine, jajaja.
    Una novela muy lograda y que me ha hecho pasar muy buenos momentos. Enhorabuena!

    ResponderEliminar
  6. Gracias Josep!!!

    Me da mucha alegría saber que te ha gustado. Eso me anima para ir a por el segundo, como, por otro lado, ya has hecho tú.

    ResponderEliminar
  7. Siempre digo que me sorprende tu facilidad para en pocos renglones decir tanto y dejar tanto por imaginar.
    Mi enhorabuena otra vez.

    ResponderEliminar
  8. Gracias, Charo.

    Eso no es merito mío, es que tu imaginación es infinita...

    ResponderEliminar