miércoles, 24 de enero de 2018

La paella s’está refredant





—¡Cague en tot! —dijo el viejo restregándose la cara con manos callosas. Luego volvió a colocarse el puro en la boca— Parece que fue ayer cuando tu padre sudaba gotas de sangre, con los brazos llenos de libracos, en la esquina de clase.

—Es verdad —afirmó Tonica desde el otro lado de la valla—, contaba que al paso de un avión dejaba lo que estaba haciendo y corría a la ventana, y que ni siquiera los gritos de doña Pura conseguían despegarlo de ahí.

—¡Cague en tot! Esa mujer jamás llegó a entenderle. ¡Y nosotros, cómo nos reíamos! —añadió el hombre dando una bocanada al puro apagado—. Luego tu abuelo saltó por los aires y con él los sueños de tu padre. Aunque creo que Vicent siempre supo que no llevaría un avión por mucho que lo desease. ¡Puta vida! Esos sí que eran tiempos duros.

El hombre bajó la cabeza mascullando y fijó la mirada en el barquito con el que estaba jugando su nieto.

—Recuerdo que cuando nos llamaron a filas, tu padre pactó con el mismísimo demonio para entrar en aviación y cuando supo que tocaba marina, el muy cabrón se lio a patadas con la puerta del ayuntamiento —dijo entre carcajadas, para acabar casi sollozando—, cuanto lo echo de menos ¡cague en tot!

Tonica aspiró una gran bocanada de aire y luego se apoyó en la valla.

—¡Valencianos, Pere! ¿Qué otra cosa os podía tocar?

—¡Y menos mal que coincidimos en el barco! si no tu padre se hubiese echado a los peces. ¡Qué tiempos aquellos! ¡Recuerdo que hasta pensó en reengancharse, el muy cabrón!

—Pero al final, el marinero no subió al barco.

—No, no lo hizo. Si lo hubiese hecho aún seguiría vivo —Calló un momento en el cual parecía que hubiese dejado atrás su esencia, a kilómetros de distancia— .Tu padre quería volar y arrancar las cadenas que le tenían atado a la terra. Deseaba ser libre pero sabía que su deber era sacar adelante el negocio y cuidar de los hermanos.

—Y luego llegó mi madre y después yo para afianzar aún más las cadenas, pero por fin, hoy papá verá cumplirse su deseo.

—¡Cómo me alegro! Cuando me lo contaste, en el funeral, no podía creerlo —chasqueó la lengua y luego bajó la voz— ¿Lo tienes todo preparado?

—Claro. Esperemos que no llueva.

—¿Sabes lo que creo? que aunque no quieras reconocerlo, llevas el negocio en la sangre.

Tuve buen maestro, pero ya sabe usted que mi vida está en otra parte —dijo y dio un paso para irse—. Ahora le dejo que la comida estará preparada. Con Dios, Pere.

—Con Dios, Tonica.

Mientras la joven se alejaba, el nieto fue a tirar de la chaqueta del abuelo. Le miraba, desde abajo, con la boca abierta.

—¡Tranquilo Josep! El yayo está bien. Verás, de mi quinta ya solo quedo yo y, esta vez, el regusto amargo que tengo en la boca no se debe precisamente al tabaco.


La paelleta está reposant —gritó Amparín que, tras salir de la barraca, cogía al nieto en brazos— ¿Se puede saber a qué venía tanta cháchara y con quién?

¡La mare que va, que maneres! Parlava con Tonica, la del pobre Vicent.

Descanse en pau.

—Esta noche lo hará, no te quepa duda.

—¿Qué quieres decir?

—Ya lo sabrás, mujer. Todo a su tiempo. ¡I no em mires així! No pienso hablar porque una promesa es una promesa.

—Ese hombre llenó de pájaros la cabeza de la niña. Supongo que se quedará con el negocio ¿no?

—¡Esta vez no será así! Se lo quedará Fermín, según quiso Vicent. Tonica no lo necesita, la xiqueta es piloto y además vive allí, en las Américas.

¿Pilot? Estas niñas de hoy no entienden su papel en la vida. ¿Cóm va a quedar-se prenyada si está sempre en les altures? ¡Y entra de una vez que se pasa el arroz!


Esa noche Tonica caminaba sola entre un tendido de explosivos y aun así no dejaba de hablar en voz alta, sollozar y reír.

—¡Tiene gracia, pare, un año sin vernos y te echo en falta ahora que ya no puedo despedirme de ti! ¿Sabes? daría cualquier cosa por pasar aunque solo fueran cinco minutos más contigo, y darte las gracias por todo. ¡Ves, ahora me estás haciendo llorar! —Y tras pasarse la mano por las mejillas se echó a reír—. Espero que estés preparado porque se acerca la hora.

A las doce prendió la mecha del castillo pirotécnico que había preparado ella misma. Esa noche, Vicent, reducido a cenizas, subiría a lo más alto para caer después, en vuelo libre, allí donde el viento quisiera llevarle.

64 comentarios:

  1. Buenas noches, Paola. Te leo a través de El Tintero de Oro.
    Me ha gustado tu forma de contar, esos diálogos dicen mucho de los personajes. Las frases en valenciano le dan rigor al Pere, la Tonica y Amparín (que me ha sacado una sonrisa). El final genial, con ese toque poético. Suerte.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Ana
      Gracias por comentar.
      Si te contara cómo es la Amparín! Menudo aguante tiene el pobre Pere...

      Eliminar
  2. Hola Paola, dramático relato, con un estilo directo y contundente. Una historia que no se termina de cerrar hasta el último párrafo. Tuve que ingeniarme un poco para buscar las traducciones de las frases, solo por curiosidad, porque aún sin conocer su significado se podría comprender perfectamente el sentido del texto. Me ha gustado mucho. La mejor de las suertes para el concurso.
    Ariel

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Ariel
      Me costó un poco elegir las frases en valenciano para que se entendieran bien, veo que lo he conseguido. Gracias.
      Me alegro de que te haya gustado.

      Eliminar
  3. Hola Paola, una despedida hilvanada por momentos de diálogos destacados de Pere y Tonica, con sus expresiones en valenciano, a media hablar a medio decir y después Amparín que interviene que se la ve con la paelleta y tan digna ella hablando de la xiqueta piloto. Muy lograda la historia. Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Emerencia

      Por lo que veo, Amparín tiene alma de protagonista. Es curioso ver como personajes secundarios consiguen tener personalidad de líder...

      Gracias por pasarte a comentar.

      Eliminar
  4. Ha quedado un relato ágil, donde las emociones se entrevenan en las imágenes. Hay más Sorolla que Ribera, como no podía ser de otra manera. Y eso tiene gran mérito. Se está hablando del paso del tiempo, de la muerte, de edades diferentes, y todo lleva la luz del Levante sin tremendismos, ni frases engoladas con pseudoemociones y frases hechas. Se percibe un buen manejo de las herramientas y recursos narrativos. El resultado es un producto exquisito. Con el permiso de Paola, dejo un colofón de algo que leí hace bastantes años a un buen escritor valenciano Manuel Vicent,también muy de Sorolla ;-) que pienso que vienen bien para aplicarlo a la persona del viejo Pere, del cual sabemos el nombre por casualidad, como una pincelada impresionista:
    "No son las grandes tragedias las que echan abajo las cajas del teatro de nuestra vida, si no la muerte de algún amigo fiel que sin darnos cuenta nos sustentaba"
    En resumen, un relato que sin duda llevará buena puntuación en este "concurso/concurrencia". Espero que así sea.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Don Kendall

      Gracias por un comentario tan emotivo.
      No todo es mérito mío, vivir en Valencia me ha permitido entender el alma de su gente y entender un poco más lo que plasmaba Sorolla en sus cuadros.

      Te agradezco la aportación del párrafo de Manuel Vicent, creo que viene perfecto en este caso
      Suerte a ti también.

      Eliminar
  5. Cada uno de tus relatos es una bocanada de aire fresco, por la naturalidad y agilidad con la que vas narrando la historia. El final me ha resultado previsible porque hace ya mucho tiempo escribí un microrrelato con el que guarda muchas similitudes.
    Me ha encantado el lenguaje utilizado en los diálogos, muy espontáneos y naturales de la tierra valenciana.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Josep
      Muchas gracias por tus palabras.
      Un relato valenciano con paellas y xiquetas no puede acabar de otra forma que no sea con un castillo de fuegos artificiales.
      Me alegro de que te haya gustado.

      Eliminar
  6. Me ha parecido un relato con mucho realismo, tal cual como si estuviera yo hablando (soy valenciana) con mi vecino a través de la valla.
    Mucha miga de fondo y un final "explosivo", ¡me ha encantado!

    ¡Sort, Paula!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Chelo
      Me alaga que una valenciana encuentre el relato realista. Me he integrado muy bien en esta tierra y en algo se tenía que notar.

      Gracias por tus palabras y suerte

      Eliminar
  7. Paola , me ha gustado mucho tu relato, esos diálogos me hacian ver a los personajes a orillas del agua entre barracas de la vida valenciana de hace unas décadas. Así como he visto a Sorolla bien pintando la escena en un cuadro. O como escribió Blasco Ibañez la Barraca.¡Suerte en el concurso! Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola María del Carmen

      Al final lo de Sorolla me está empezando a preocupar. Habrá que saber mantener el nivel!

      Gracias por pasarte y comentar. Mucha suerte también para ti.

      Eliminar
  8. Un final que cumple con los deseos de Vicent, aunque sea dramático. Muy bien narrado, con diálogos impecables y un tono muy natural y realista. Me ha gustado, Paola. ¡Mucha suerte en el concurso!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Pilar

      Gracias por detenerte a comentar.
      Me alegro de que te haya gustado y que haya suerte para ti también.

      Eliminar
  9. Has armado el relato a base de diálogos, y hacer diálogos que queden naturales no es fácil, hace falta oficio.Sin embargo tú lo has conseguido, recreando además las voces propias de cada uno de los personajes. Esas frases intercaladas en valenciano le dan aún mayor autenticidad. El final una sorpresa, aunque alguna pista has ido dejando y además siendo valencianos el destino del "pare" tenía que ser saltar por los aires en un espectáculo pirotécnico. No ha faltado emotividad tampoco en esa despedida de la hija. Un gran relato en definitiva Paola. Abrazos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Jorge

      El final me había llenado de dudas porque no quería que fuese demasiado ñoño pero creo que ha quedado bastante natural. Gracias por indicarlo.

      Mucha suerte en el concurso

      Eliminar
  10. Hola, Paola
    Es un encantador relato. Me e enamorado de los diálogos, creo haberlos entendido a perfección sin traductor. Tus personajes son muy realistas, impecable descripciones. Un final extraordinario con Tónica despidiendo a Vincent. !Suerte en el concurso!
    Saludo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Yessy

      Gracias por comentar. Un final explosivo en toda regla.

      Suerte en el concurso

      Eliminar
  11. Gracias, Paola. por participar con este relato en EL TINTERO DE ORO. Un abrazo y suerte!!

    ResponderEliminar
  12. Hola Paola, me ha gustado el diálogo de tu relato, esta muy bien.
    Mucha suerte.saludos


    M.J.D

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola María

      Gracias por pasarte, me alegro de que te guste.
      Suerte para ti también

      Saludos

      Eliminar
  13. ¡Bravo Paola! Es uno de los relatos que más me han gustado de esta ronda del tintero de oro.
    Tiene frescura, dinamismo, diálogos chispeantes, y el equilibrio entre el castellano y el valenciano, justo para que todos lo entendamos.
    Tiene sobre todo algo que valoro mucho, que es la visibilidad, resulta muy fácil ver blasfemando al viejo, colocarse el puro apagado en la boca, la naturalidad de los diálogos que parece que los estoy escuchando, y hasta me han dado ganas de probar el arroz.
    Y el gran final chispeante ¡No podía ser de otra manera!
    De diez y medio compañera, qué pedazo de alegría siento cuando leo algo tan, pero tan bien escrito y tan de verdad.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Isabel
      Me has sacado los colores! Ese diez y medio me lo guardo para siempre.
      El arroz de Amparín es de los mejores, te lo aseguro, que lo he probado.

      Gracias y saludos.

      Eliminar
  14. ¡Bravo Paola! Es uno de los relatos que más me han gustado de esta ronda del tintero de oro.
    Tiene frescura, dinamismo, diálogos chispeantes, y el equilibrio entre el castellano y el valenciano, justo para que todos lo entendamos.
    Tiene sobre todo algo que valoro mucho, que es la visibilidad, resulta muy fácil ver blasfemando al viejo, colocarse el puro apagado en la boca, la naturalidad de los diálogos que parece que los estoy escuchando, y hasta me han dado ganas de probar el arroz.
    Y el gran final chispeante ¡No podía ser de otra manera!
    De diez y medio compañera, qué pedazo de alegría siento cuando leo algo tan, pero tan bien escrito y tan de verdad.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Tara
      Creo que se han cruzado los comentarios. De todas forma agradezco tu tiempo.

      Suerte y saludos

      Eliminar
  15. Un buen relato y original.Suerte!!Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Betty

      Me alegra saber que te ha parecido original
      Saludos

      Eliminar
  16. Muy bien descrito el ambiente y los personajes. Las frases en valenciano le dan mucho realismo. Todavía tengo los oídos tapados por el ruido de la traca final.
    Nos seguiremos leyendo. Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Ana

      No me extraña lo delo oídos, te aseguro que la traca ha sido inmejorable, yo estaba ahí y lo he visto.

      Gracias y saludos

      Eliminar
  17. Un relato bello y triste, Paola, pero con un buen mensaje: no te dejes influenciar por el mundo exterior. Hay que seguir el camino de cada uno y ser feliz, por mucho que te traten de loco. Me ha gustado mucho esa frase que dice:
    ¿Cóm va a quedar-se prenyada si está sempre en les altures? Fiel reflejo de la vida a la que muchos nos siguen queriendo encadenar y contra lo que hay que luchar con todas las fuerzas.
    Un saludo y mucha suerte. Espero que Vicent sea feliz como nube de ceniza en el aire.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo también lo espero, Bruno, pero ya fue feliz al ver que su hija había podido realizar su propio sueño (aunque dicho entre nosotros, en algo influyó Vicent)

      Gracias por el comentario

      Saludos

      Eliminar
  18. Hola Paola. Tu relato se ve, se oye, se entiende, y se quiere. Unos diálogos que son de aprender, y esa mezcla con el valenciano que lo hace más encantador aun. Buen final. Buena suerte compañera. Un fuerte abrazo

    ResponderEliminar
  19. Gracias Casnovedades

    Me alegro de que te haya gustado
    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Disculpa Paola, pero estaba utilizando otra cuenta, y no lo advertí. Ya verás que soy Vivian. Vuelvo a felicitarte. Un beso

      Eliminar
    2. Hola Vivian! Ya pareces un ser vivo! Gracias de nuevo
      Un beso.

      Eliminar
  20. Un relato precioso, Paola, con sabor a tradición, a cariño, a amistad, a sueños que se cumplen al fin. La vida no siempre nos da lo que deseamos a la primera, pero a veces hay segundas oportunidades. Me ha parecido muy entrañable.

    ¡Un beso y mucha suerte en el concurso!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Julia
      Acabo de ver tu comentario, un despiste imperdonable.
      Me alegro de que te guste
      Gracias por comentar
      Besos

      Eliminar
  21. Hola Paola, un relato muy bonito. Los diálogos están planteados con mucha naturalidad, algunos en valenciano que le da ese toque íntimo a los personajes. Me ha gustado mucho el último párrafo del final. Un abrazo y nos vemos en El Tintero.

    ResponderEliminar
  22. Hola Paola has escrito un relato muy fresco, tierno y muy cercano, haces sentir a esos personajes y el final me ha parecido de lo más apropiado, me ha dejado con una sonrisa dulce.
    Esos diálogos muestran perfectamente a los personajes, muy bien escogidos y a mi me ha parecido que se entendían muy bien, pero parto con algo de ventaja y es que catalán y valenciano se parecen bastante.
    Mucha suerte en el concurso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Conchita

      Me alegra verte por aquí, gracias por tu comentario

      Saludos

      Eliminar
  23. Da gusto leerte Paola, es tan fresco lo que no cuentas con esos personajes tan reales que es como si el lector formara parte de la historia. Uno se imagina fácilmente los hechos y las consecuencias.
    Fantástico, te felicito.
    Un abrazo
    Puri

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Puri
      gracias por el comentario y a ver que pasa en el concurso.

      Saludos

      Eliminar
  24. Preciosa historia!! No ha tenido el final que se fraguaba en mi cabeza, pero este me ha gustado todavía más.
    Sueñoo cumplido!!!

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  25. Gracias David! Pero me dejas con las ganas de saber tu final, si tienes tiempo me lo cuentas.
    Saludos

    ResponderEliminar
  26. Hola, amiga Paola. Entrañable relato con un final, no sé si feliz pero sí de justicia. Me han gustado mucho el tempo de la historia y esos diálogos tan naturales, muy emocionante todo. Te felicito por ello.
    Te deseo mucha suerte en el "Tintero".
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  27. Hola Patxi
    Gracias por unas palabras tan amables.
    He querido hacer algo natural y los finales felices...no lo son.
    Saludos

    ResponderEliminar
  28. Hola Paola.

    Sabes que me encanta este texto tuyo. Los diálogos son realistas y retratan a la perfección a los personajes. Los apuntes Valencianos le dan un color y un exotismo que nos traslada a una cotidianidad que muy bien podría estar existiendo ahora mismo. Y el final apoteósico; emotivo, dejando a cada cual en su lugar, sin estridencias, sin forzar las cosas.

    ... me encanta.

    Suerte en el concurso.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Jean

      Gracias por tus palabras.
      Ya ves lo pequeño que es el mundo!
      Suerte para ti también

      Eliminar
  29. Me ha gustado mucho tu historia, esos personajes tan cercanos me han enamorado en su sencilla cotidianidad.
    El final de lo mejor.
    Un abrazo y suerte.

    ResponderEliminar
  30. Enhorabuena Paola por la mención honorífica en Tintero de Oro, que sepas que tu relato me gusto mucho mucho.
    Besos.

    ResponderEliminar
  31. Enhorabuena Paola por esa Mención Honorífica en El Tintero de Oro. Un placer compartir Mención detrás de ti. Un beso.

    ResponderEliminar
  32. Hola Paola. Un afectuoso saludo por haber recibido la mención honorífica en el concurso del tintero por tu excelente relato. ¡Que lo disfrutes!
    Ariel

    ResponderEliminar
  33. Felicidades Paola por esa cuarta posición en el Tintero, un gran relato sin duda, que figuraba entre mis favoritos. Abrazos.

    ResponderEliminar