lunes, 22 de diciembre de 2014

10 comentarios:

  1. Pobre ingenuidad y pobre hombre, vaya infarto le daría, jaja. Está muy bien. Un saludo.

    ResponderEliminar
  2. jajajaja, eso sí que es más probable que sucede. Pero bueno, el lado curioso es que el niño tiene la ilusión de haber hablado con Papá Noel. Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pobre niño el recuerdo que tendrá de mayor! Gracias ANA por pasarte

      Eliminar
  3. Jaja ¡qué cómico!
    Muy bueno Paola, ingenioso.
    Feliz Navidad :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Alejandro por pasarte, me alegro de que te guste

      Eliminar
  4. Muy bueno, de lo mejor de estas Navidades. Mucho humor. Saludos.

    ResponderEliminar
  5. Saludos, muy bueno y creativo tu relato Paola, muestra la virtud de la ingenuidad infantil y de forma jocosa. Éxitos!

    ResponderEliminar