domingo, 4 de junio de 2017

El Grajo conoce a la Juani




Sinopsis



Grajo conoce a Juani en medio de una trama más negra que el humero. Él, un detective cuya alarma es un bigote de conejo entre el marco y la puerta; ella, la dueña rumbosa y tremenda de un bar castizo que huele a canela. Ellos: Tortillas, Gato, Bolas, Leo Lanzador y el club de la calceta, unidos por el destino y la supervivencia en el Madrid de los años ochenta.
Tarántulas y dragones que guardan oscuros secretos. Un asesinato, persecuciones, bajos instintos, ternura y desbarajustes varios harán que no puedas dejar de leer y de reír. Después de conocerlos, será imposible que dejes de quererlos. Súmate al efecto Grajo.


Primer capítulo

El triste final del libro de derecho

¿Fanfarrón a mí? ¡Pero qué se habrá creído! El detective no puede evitar asomarse a la ventana y observar a la joven del abrigo verde.

¿Qué es eso?, se pregunta al notar un papel desconocido en el suelo. Se agacha y en el momento en que lo recoge, una bala impacta en el único libro de derecho de la estantería.

—¡Me cago en todos sus muertos! ¿Pero qué leches ha sucedido? —pregunta Grajo levantándose sobrecogido y, con los ojos puestos en el libro perforado, comenta—¡Por lo menos ahora tendré un motivo para tirarlo!

Un segundo disparo hace que se lance al suelo y se proteja la cabeza con las manos. Repta sobre los codos mirando la ventana hecha añicos y abre la puerta. Sin pensárselo dos veces se levanta y sale a toda prisa.

—¡El bigote! —grita escaleras abajo y vuelve atrás.

Deja un bigote de conejo entre la puerta y el marco, y, al hacerlo, se da cuenta de que ya le quedan pocos, tendrá que conseguir más.

Elige la salida trasera y no vuelve a parar hasta sentirse en lugar seguro.

—Tengo que tranquilizarme —dice el detective apoyándose contra un muro— ¡Pero qué demonios ha sucedido!

Se palpa brazos y piernas por instinto y en el bolsillo del pantalón nota el papel que le ha salvado la vida. Lo saca, lo lee y sonríe. Se da cuenta de que necesita un café para aclararse las ideas.

Media hora antes.

¡Son casi las nueve, aún me duele la cabeza y tengo la boca empastada!, piensa el detective mientras sube los escalones de dos en dos, ¡la acidez de estómago me va a matar un día de estos!

Al lado de la puerta, una joven le espera golpeando el suelo con el pie. Permanece apoyada en una escuálida pared y está envuelta en un abrigo verde que le queda demasiado ancho. A su lado, en una placa borrosa, se puede leer Detectives El Grajo.

—¡Ya puedes entrar, nena! —dice Grajo abriendo la puerta.

La muchacha duda y arruga la nariz, el olor a tabaco rancio que sale en oleadas le da ganas de vomitar.

—¿Pasas o te quedas sujetando el muro? —pregunta el detective dejando caer el sombrero sobre una pajarera vacía.

La muchacha entra al ver que el detective ha abierto la ventana.

—¿Y esa jaula? —pregunta.

—Está vacía. ¿Tienes dinero, pequeña?

—¡Cuando salgo nunca voy sin dinero por lo que pueda pasar! —contesta la mujer tras unos segundos de titubeo—. ¿Está siempre vacía?

— Sí, me la regalaron con un grajo dentro pero lo solté para que se ganara la vida por sí mismo —contesta el detective dejándose caer en una silla— No me importa si llevas dinero encima, lo que quiero saber es si tienes dinero para pagar mis servicios.

—¡Claro que tengo! ¿Por quién me tomas?

¡De acuerdo, es más joven que Raquel!, piensa el detective mirando a la mujer de arriba abajo sin importarle que eso pudiera molestarla, tendrá apenas unos treinta tacos, y tiene más curvas, ¡pero en cuanto a lo demás mi Raquel le da mil vueltas! ¡Y ese pelo embarullado! Y ese abrigo pulgoso, y ese bolso… ¡¿es que a nadie se le ha ocurrido pegar fuego a ese bolso?!

La mujer despeja una silla llena de carpetas y se sienta.

—¡Tú dirás!, querida —dice Grajo mientras coloca sus manos huesudas detrás de la cabeza.

—Quiero que vigiles a mi marido.

Desde la calle llegan voces de una trifulca, Grajo aparta los archivadores y se asoma a la ventana. Cuando considera que la joven ha esperado bastante, vuelve a la silla.

—¿Te engaña con una nena de infarto? Es eso, ¿verdad?

—Nada de eso, he descubierto que mi Pepe intenta matar a alguien —contesta con naturalidad.

—¡Vaya! ¿Y por qué no has acudido a la policía?

—Simplemente he considerado más apropiado venir aquí.

—¿Y qué crees que podría hacer yo, mejor que la policía?

—¡Está muy claro! evitar que eso suceda —Y observa sus uñas recién esmaltadas de rojo sangre.

—¿Cómo lo has descubierto?

—Le he oído hablar por teléfono.

—¡Ya! —dice Grajo cogiendo un lápiz—. La verdad, nena, no sé si creerte, me parece que solo quieres llamar la atención. A ver… ¿Cuál crees que sería el móvil del asesinato?

—No lo sé, quizás… ¿por ser un gran fanfarrón?

—Bueno, ¡por lo menos nadie le va a echar de menos!

—¡Yo desde luego que no! ¿Tienes familia?

—¡¿Qué si tengo familia?!

—Sí. A lo mejor tus parientes te echarán en falta cuando estés criando malvas, aunque solo sea porque no queda nadie para sacar al perro.

—Pero… ¡¿cómo te atreves a hablarme de esa manera?! —pregunta Grajo partiendo el lápiz en dos—. ¿Quién te has creído que soy para dirigirte a mí con esas palabras?

—Mira, déjalo…—la mujer le sostiene la mirada y se abrocha el abrigo. Se dirige a la ventana dejando caer entre sus pies un papel doblado—. ¡Parece que se ha acabado la fiesta! —dice mirando a la calle.

—¡Te he preguntado si sabes quién soy! —insiste Grajo ya fuera de sí.

—¡Un idiota más! —contesta la mujer agarrando el bolso que había dejado sobre la mesa y dirigiéndose hacia la salida.

—¡Ese bolso no te pega nada!… nena —replica Grajo a voz en grito.

El encuentro

El papel que le había salvado la vida conduce a Grajo hasta la calle de la Malavida, número 13, lugar en el cual abre sus puertas el bar Juani.

Tras las mesas desgastadas, el mostrador de mármol blanco ha perdido todo su brillo y una pizarra avisa de que hoy no se fía y mañana tal vez.

Juani, pasando bayeta, observa el avance del detective: No hay duda de que parece todo un grajo: patilargo, flacucho, engreído y vestido de negro. ¡A estos me los meriendo yo al ajillo!

— ¿Sigues vivo, don Juan? —pregunta sin levantar la mirada.

—¡Si me vuelves a llamar don Juan o fanfarrón, vas a pasar el resto de la vida girando como una peonza, nena!

—¡No te molestes en darme las gracias, pajarraco! Y que sepas… ¡que si te atreves a ponerme la mano encima serviré criadillas de aperitivo esta mañana!—Y levantando por fin la cabeza para enfilar esos ojos negros remata— ¿te queda claro, nene?

—¿Dónde está tu marido?

—No tengo ni la menor idea.

—¿Cómo se llama el pajarito?

—Qué más te da… ¡si no lo conoces de nada!

—No te he preguntado si le conozco, solo quiero saber su nombre.

—Te daré esa información, si quiero o si puedo.

—Bueno ¡Vale ya! Me acaban de disparar, dos veces.

—¿No me digas? — dice ella con retranca.

—Apiádate de mí, nena —Grajo cambia el tono para intentar convencerla, sabe que a veces funciona.

—A mí no me vas a torear —le dice ella con dedo acusador—, pero me das pena.

—¡Estoy...!—se arranca el Grajo.

— En… ¡cuidadito, con cómo estás! —dice Juani mientras coge dos vasos de tubo, sonriendo—. ¿Una cervecita para calmar los ánimos?

Grajo acepta la tregua y se apoya en el mostrador.

Mientras la mujer llena los vasos, un joven musculoso entra en el bar en manga corta y toma posición en la barra, marcando bíceps.

—¡Eso es toda fachada! —comenta el detective en voz baja— en los gimnasios se llenan de hormonas y al final les salen tetas.

— ¿Tienes dinero?

—¡No puedo creerlo!, nena… ¿te has propuesto fastidiarme o has decidido acabar en el depósito de cadáveres?

—¡A tú salud! ¡Y nunca mejor dicho! Por cierto, creo que aún no me he presentado, soy Juani. —Y levanta su tubo.

La mujer atiende al cliente y luego se acerca a Grajo para hablar en voz baja.

—Mi Pepe es un manitas, hace reformas y nunca sé exactamente donde está.

—¿Es un albañil?

—Albañil, fontanero, electricista…

—Ya entiendo, ¡chapuzas a domicilio!

—¡Llámalo como quieras! Lo importante es que siempre tiene dinero. Para serte sincera, en los últimos tiempos está un poco raro, ya no es el mismo. Nunca ha sido un finolis pero ahora me lo han cambiao, le veo con flipaos y navajeros.

—¡Mira nena! No he venido aquí a compadecerte aunque te voy a dar un consejo y de gratis: busca un bar en una calle que tenga otro nombre y quizás todo empiece a rodar. ¡Y ahora a lo nuestro… que tu marido ha intentado matarme!

—¡Te avisé! o por lo menos intenté hacerlo, si no fueras tan…

— ¡No empecemos otra vez!

Juani se muerde el labio y levanta los hombros con cara inocente, después empieza a hablar.

—La otra noche mi Pepe, que por cierto no es mi marido pero no se te ocurra contarlo, creyó que yo estaba dormida. Habló por teléfono, apuntó tu dirección y aseguró al tipejo que no pasarías de hoy. Por eso esta mañana he venido a avisarte, pero visto que no te importaba…

— ¡Juani! ¿Vas a cerrar de una vez la bocaza esa que tienes? ¿Quién era el tipejo?

—Eh, ¡sin faltar o te saco de aquí a patadas! —contesta con las manos en la cintura— ¡No tengo ni idea! ¡A ver si te crees que no tengo otra cosa que hacer que espiar a mi hombre! Para eso estás tú, ¿o no?

—¿Dónde crees que puedo encontrar ahora a tú Pepe, querida?

—Tampoco lo sé, ¡no soy detective! Por la noche él es el que echa el cierre del bar, ¡si te sirve de algo saberlo!

—¡Me sirve! Y ahora la pregunta del millón: ¿Por qué has venido a avisarme?

— Tengo muchos defectos, pero soy legal. Y no quisiera mancharme las manos de sangre. ¿Te basta?

—¡Me basta! —contesta el detective dejando en la barra un billete de 100 pesetas—. ¡Cómprate otro bolso, muñeca! esta mañana parecías una furcia barata —Grajo lo dice de corrido y sale espantado del bar con miedo a que ella le tire una botella.

8 comentarios:

  1. Me has puesto la miel en la boca y he empezado a salivar, así que ya he reservado un ejemplar que seguro hará las delicias de un servidor.
    Un abrazo de grajo.

    ResponderEliminar
  2. Gracias, Josep!
    Espero no decepcionarte con el resto pero si te ha gustado el primer capítulo te gustarán los demás.

    ResponderEliminar
  3. Enhorabuena, Paola! Muchos éxitos en esta aventura, desde luego el inicio promete y mucho. Un abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, David.
      Me das una buena noticia. Que el inicio sea prometedor es importante.

      Eliminar
  4. Hola Paola!! Muchas felicidades por tu novela! Tiene muy buena pinta, ya nos irás informando de más! Un saludo :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Maria
      Qué pinte bien es el mejor comienzo para mí

      Eliminar
  5. ¡Buen comienzo Paola! Espero que tengas muchas suerte en esta nueva andadura que comienzas. Desde el luego el primer capítulo te deja con ganas de más...
    Enhorabuena y mucha suerte.

    ResponderEliminar
  6. Hola Ziortza
    Gracias por comentar
    Me alegra saber que te parece un buen inicio. Es lo más importante.

    ResponderEliminar